Muy importante!!

Lecturas
Necesarias
y Consagración

Si quieren descargar
el texto boton
derecho -> Guardar


Formulario Inscripción

Informes y Consultas:

cordimariana.informa@gmail.com

 


 

 

 

¿Qué es la Cruzada Cordimariana?

Es la respuesta a la petición que nos hizo la Virgen en Fátima. Una llamada urgente que quiere despertar a las almas del letargo, de la indiferencia a la voluntad de Dios manifestada en Fátima. No se trata de una nueva devoción ni de añadir otra advocación, sino de identificarnos con la Voluntad de Dios como perfectos cristianos en el Corazón de María.


Finalidad de la Cruzada

Extender y establecer por todos los medios la devoción al Corazón Doloroso e Inmaculado de María. Que haya muchos hijos del Corazón de María que instauren esta devoción para que se salven muchas almas, se establezca la paz y llegue el reinado de Nuestro Señor Jesucristo.


¿Por qué la llamamos cruzada?

Porque la Virgen, cuando nos lo pidió en Fátima, utilizó las mismas palabras con que los cruzados medievales se lanzaban a la lucha: «¡Dios lo quiere!». Hoy nos pide Dios otra Cruzada más urgente, más necesaria, de mucha mayor trascendencia, convocada por la misma Reina del Cielo, que viene a manifestarnos la voluntad de su Hijo.


¿Por qué el Corazón de María?

Porque Dios así lo quiere: «Dios quiere que se extienda a todo el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado» (La Virgen en Fátima).
Porque por ella obtendremos las gracias que necesitamos, de conversiónde santificaciónde salvación: «Dios nos da todas las gracias por el Corazón Inmaculado de María» (Jacinta).
Porque es la devoción para estos últimos tiempos: todas las gracias, victorias y triunfos vendrán por el establecimiento de la devoción al Corazón de María. In hoc signo vinces: por este signo vencerás.
Porque «Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá a Dios» (Ntra. Sra. en Fátima).


OBJETIVOS DE LA CRUZADA

  • Hacer campaña de la consagración al Corazón de María.
  • Propagar la práctica de los primeros sábados.
  • Practicar el espíritu de reparación al Corazón de María.
  • Consolar al Corazón de María.
  • Un apostolado cordimariano.

¿Y QUÉ PUEDO HACER YO?

Consagrarte a su Corazón Inmaculado y propagar esta devoción.

Dijo la Virgen a Lucía:

«Tú te quedas aquí para decir que Dios quiere
establecer en el mundo la devoción
al Inmaculado Corazón de María
»

Todos estamos llamados a colaborar.
No hay límite de edad ni condición.
También los niños pueden y deben comprometerse.